jueves, 3 de noviembre de 2011

Los Cinco Hermanos

(Cuento popular chino)

(Ilustración: Luisa Audit

Fuente: Internet)

Una vez hubo en China cinco hermanos que parecían idénticos.

El primer hermano se podía tragar el mar.

El Segundo hermano tenía el cuello de hierro.

El tercer hermano podía estirar sus piernas kilómetros y kilómetros.

El cuarto hermano no podía ser quemado.

El quinto hermano era capaz de contener la respiración eternamente.

El pasatiempo favorito del primer hermano era la pesca.

Un día un niño le preguntó si podía ir a pescar con él.

Pero el primer hermano le dijo que no.

El muchachito deseaba tanto ir que se lo pidió insistentemente. Y tanto le pidió el niño que este finalmente le permitió acompañarle.

- Pero con una condición – dijo el hermano - Cuando te haga una señal, debes regresar de inmediato.

- Así lo haré, lo prometo. - dijo el chico.

Mientras el hermano y el muchacho caminaban hacia la playa, el hermano mayor recordó al chico su promesa:

- Cuando te haga una señal, debes volver de inmediato.

- ¡Así lo haré! - volvió a prometer el muchacho.

Entonces, abriendo la boca todo lo que pudo, ¡el primer hermano se tragó el mar de un sorbo inmenso!. El fondo del mar se extendió ante ellos, revelando todos sus tesoros de peces y caracolas. El muchacho empezó a recoger las más preciosas de aquellas maravillas, “las caracolas”.

Ahora bien, retener el mar en la boca es un trabajo muy pesado, así que cuando sus mejillas empezaron a hincharse, el hermano hizo una señal al chico para que volviera a la playa. Pero el muchacho estaba demasiado ocupado buscando caracolas raras como para reparar en ello.

El hermano agitó sus brazos en el aire, pero el chico no regresó tampoco.

El hermano notaba que el mar crecía por momentos en su interior. No lo podría retener mucho tiempo mas.

Desesperado, gesticuló como un loco; pero el chico estaba demasiado lejos para ver sus señas. El mar empezaba a derramarse de la boca del hermano. Finalmente, con una enorme ola, el mar salió a raudales, y en un instante el muchacho desapareció.

Cuando el primer hermano volvió a casa sin el chico, los del pueblo no creyeron su historia. Fue condenado a que le cortaran la cabeza.

Al día siguiente, antes de la ejecución, el hermano pidió al juez que le permitiera despedirse de su madre antes de morir. El juez accedió.

Una vez en casa, se cambió por el Segundo hermano, que tenía el cuello de hierro.

Los habitantes del pueblo se congregaron para ver cómo el verdugo ejecutaba la sentencia. Pero cuando la espada cayó sobre el cuello reboto y se escuchó un ruido metálico. Una y otra vez, trató en vano el verdugo de cortarle la cabeza.

Los aldeano estaban muy enfadados. El hermano debía morir por su crimen, así que decidieron a que fuera ahogado.

Igual que antes, el Segundo hermano preguntó al juez si podía ir a despedirse de su madre antes de morir. El juez accedió.

Fue a su casa pero en su lugar regresó el tercer hermano, que podía estirar las piernas kilómetros y kilómetros. En una barca de remos, llevaron al tercer hermano a alta mar y le echaron por la borda. Primero se hundió bajo las olas; después sus piernas empezaron a estirarse y estirarse, hasta que sus pies se apoyaron en el fondo del mar y su cabeza quedó justo encima del agua.

Los aldeanos estaban aún más enfadados. ¿Cómo podrían castigar al hermano chino?. Tal vez podrían quemarle. Así que a la mañana siguiente prepararon una hoguera para quemarlo.

Por tercera vez, el hermano chino pidió al juez que le dejaran ir a despedirse de su madre antes de morir. El juez accedió. El tercer hermano se marchó y en su lugar volvió el cuarto hermano, el que no podía ser quemado.

Los aldeanos le ataron en medio de la hoguera, asegurándose de que no pudiera escapar. Encendieron el fuego y esperaron. Las llamas cubrieron por completo al cuarto hermano. Pero él permaneció en pie, en medio de la resplandeciente pira, sonriendo y pidiendo que añadieran más leña. Los aldeanos no podían creerlo.

¡Tenía que haber una forma de castigarle!.

-¡Asfixiémosle!- gritó un hombre entre la muchedumbre-. Si esto no da resultado es que es inocente.

El cuarto hermano preguntó al juez si podía ir a despedirse de su madre por última vez.

Se marchó el cuarto hermano y en su lugar regresó el quinto, el que podía contener la respiración eternamente.

Esta vez los aldeanos no querían correr ningún riesgo.

Llenaron un horno de ladrillos de una crema espesa, empujaron al hermano al interior del horno y sellaron todos los respiraderos.

- “Nadie puede sobrevivir a esto”.- dijeron los aldeanos.

Toda la noche vigilaron el horno. Al amanecer lo abrieron. Empujaron la puerta hacia un lado ¡y salió el quinto hermano!.

- ¡Ah! – bostezó éste - ¡Que estupendo sueño!

Los aldeanos desistieron. Lo habían intentado todo para castigar al hermano, pero nada había funcionado.

- Juzgamos que eres inocente - dijo el juez. - Te dejamos libre.

El hermano y su familia se alegraron mucho. Desde luego, los cinco hermanos eran inocentes. Fue culpa del chico su desaparición en el mar cuando pescaba.

Tenía que haber hecho lo que le dijeron, ¿no es cierto?.

2 comentarios:

Rita dijo...

¡Me encanta! El blog está super, ojalá pronto puedas publicar más cuentos. Te he mandado un email, espero tu pronta respuesta.
Saludos,

Rita Sorogastúa

Pecos y Pequitas dijo...

Gracias Rita!!....publico todos los mese cuentos, es un placer!!!
millones de kss, te escribo ahora.